Los Hechos y el Derecho TV Señal en Vivo

Saturday, June 25, 2011

Doble Homicidio: Mas allá de Cualquier Duda Razonable

Equivocación en el Fallo de Defensa Putativa
by: Luciano Posada (Uruguay)
Suscrito como Miembro Invitado de la Fundación FEDI





DOBLE HOMICIDIO: MAS ALLÁ DE CUALQUIER DUDA RAZONABLE 



Señor Juez: Probaremos, más allá de cualquier duda razonable, que el comerciante Jesús Dávila Pumar, fue autor del doble homicidio de los jóvenes Lewis Texeira Carrasco de 20 años, y Rodrigo Cejas Silva de 33 años, trabajadores de la ONG humanitaria, la Fundación “Juntos Podemos Uruguay”



1) La sentencia del Fiscal Eduardo Fernández Dovat, respaldada por el Juez Daniel Tapie.



1) “El juez Daniel Tapié dejó en libertad al acusado, por un cambio en la percepción. En este caso se archivó el expediente por “legítima defensa putativa”, entendiendo que el comerciante “creyó que había un arma de fuego que ponía en peligro su vida. “Legítima defensa putativa”, esta es una figura que está contemplada en el Código Penal artículo 26, como un error de hecho excusable”. (Fiscal Eduardo Fernández Dovat. “En Perspectiva”. Emiliano Cotelo. 04/10/2010)




Como vemos, el fallo judicial, acompañado de la opinión del Fiscal Penal, es erróneo. La legislación uruguaya en principio es positiva, ergo, solo se debe aplicar a texto expreso, más en el caso del Derecho Penal, que no admite interpretación. Por lo cual aplicar la eximente a un doble homicidio por “cambio de percepción”, es ilegal y de hecho inconstitucional.



2) El Art. 26 del Código Penal, dice en forma textual: “se hayan exentos de responsabilidad: 1. El que obra en defensa de su persona o derechos, o de la persona o derechos de otros, siempre que concurran las circunstancias siguientes: 1. “agresión ilegítima, 2. necesidad racional del medio empleado para repelarla o impedir el daño; y 3) falta de provocación suficiente por parte del que se defiende”.



Jesús Dávila no se encontraba incurso en la exoneración. 



3) El Fiscal admite que existe dolo: Acá es blanco o negro; o sea, o el individuo tiene dolo o es inocente”. (Fiscal Eduardo Fernández Dovat. “En Perspectiva”. Emiliano Cotelo. 04/10/2010)



Nos remitimos a la doctrina: a) Jiménez de Asúa: “el dolo es la producción del resultado típicamente antijurídico con la conciencia de que se esta quebrantando el deber. 1) Los elementos descriptivos: Ej.: matar a otro; Por lo general no suelen causar problemas en el ámbito de comprensión del sujeto”. Teoría de la probabilidad o representación: Si, la probabilidad no era muy alta, estaríamos ante la denominada culpa consciente con representación.



4) El comerciante Jesús Dávila Pumar, no poseía permiso para porte de arma, lo que constituye responsabilidad penal.



“Él (Ministro del Interior Bonomi) no puede animar a la gente a amarse porque pueden haber excesos en la legítima defensa, en ese caso ahí entra la responsabilidad penal si hay exceso y si el medio empleado no es racionalmente proporcional. En este caso el comerciante no tenía porte de armas”. (Fiscal Fernández Dovat. “En Perspectiva”. 04/10/2010)



De acuerdo a Maggiore: solo se considerarían los medios expresamente prohibidos por la ley y se tendría culpa solo por inobservancia de un deber legal. La esencia de la culpa esta en la inobservancia de normas sancionadas. A estas reglas de conducta se refería el código cuando habla en general de negligencia, imprudencia o impericia.



EL FISCAL INVENTA LA SITUACIÓN: 



5) “Más que un forcejeo el individuo se metió detrás del mostrador y lo agarró por el cuello y él no podía ver lo que tenía en la mano pero sintió lo que él creyó que era un arma, seguramente sea un encendedor o algún objeto que le colocó en el cuello. Él tomó el revólver debajo del mostrador, se dio vuelta y disparó para zafarse de la agresión”. (Fiscal Eduardo Fernández Dovat. “En Perspectiva”. Emiliano Cotelo. 04/10/2010)



El suceso muestra incoherencia con el relato del comerciante: “Yo tengo una persona que me agarra de atrás y me apoya algo en la nuca. Algo que yo pienso que es un arma. Y mientras tengo enfrente a otra persona que también parece estar armada”. (“El País” Diego Castro 06/10/2010)



7) “Se supone que si lo van a asaltar la persona va a ingresar con un arma no va a ingresar con un encendedor o con un escarbadientes”. (Fiscal Eduardo Fernández Dovat. “En Perspectiva”. Emiliano Cotelo. 04/10/2010)



No existían armas por parte de los jóvenes: El fiscal dice que: “No es la legítima defensa pura, porque en este caso el segundo elemento no se da porque no hay una necesidad racional de repeler un ataque con un arma de juguete. Creo que en el caso el comerciante no vio sacar el arma, vio el movimiento”. (Fiscal Eduardo Fernández Dovat. “En Perspectiva”. Emiliano Cotelo. 04/10/2010)



El propio doble homicida, acepta que no existieron armas: “Si el que estaba atrás mío hubiera tenido un arma de verdad me hubiera volado la cabeza. Y si el muchacho que estaba adelante saca una 9 mm. de verdad, capaz que o me mata o me hiere. De una forma u otra no soy inocente: maté a dos personas". (“El País” Diego Castro 06/10/2010)



1 Es evidente que no existió ningún revolver (ni siquiera de juguete, ya que lo único que aprecio en las imágenes era una pistola de juguete, de las que se venden en los kioscos), para luego convertirse en un encendedor.



2 Disparo contra el otro que cayó en la calle, y que estaba desarmado. La lógica indica que estaba huyendo.



3 Disparo dos veces contra el delincuente que lo tenía inmovilizado, y lo asesina de frente, cuando lo tenía tomado por la espalda.



4 El otro empuño lo que parecía un arma. Si no tenía arma, la lógica indica que no empuño nada, y lo que trato es de fugar del lugar ante un criminal armado.



5 El disparo pego en el pecho del joven y este cayo muerto a metros del local en la calle.



“En comercios y en Tres Cruces hay alcancías de la fundación. Era mi hijo el que las colocaba y las recogía. Todos los guardas y chóferes de los ómnibus lo conocían, subían a estos con las alcancías de la fundación de discapacitados, entregaban los folletos". (Francisca Silva, madre de Lewis Texeira. “El País” Gerardo Alemán y Renzo Rossello. 10/10/2010)



“Texeira que colaboraba desde hacía tiempo con la organización fundación “Juntos Podemos Uruguay” viajando a Montevideo para repartir folletos y conseguir donaciones. La Seccional 4ª le entregó a la madre la mochila que llevaba Lewis cuando murió, en ella había decenas de folletos”. (Giovanna Costa, secretaria de la fundación. “El País” Gerardo Alemán y Renzo Rossello. 10/10/2010)



La prensa encubrió el mal fallo de la justicia, criminalizando a los jóvenes de la ONG: “Según informaron fuentes policiales uno de los delincuentes fallecidos era Jesús Rodrigo Cejas Carrasco, de 20 años, con un antecedente penal, en marzo de 2009 por lesiones personales. El otro delincuente, Lewis Texeira, tenía 33 años y era oriundo de Cerro Largo”. (“El País” 01/10/2010)



“Yo no quiero que se haga un circo de esto, pero a mí, en este caso, la repercusión me benefició mucho”. (“El País” Diego Castro 06/10/2010)



EL FISCAL SABE QUE ESTA MAL 



El fiscal letrado nacional en lo penal de 7º Turno, Eduardo Fernández Dovat, admite que tenía pleno conocimiento de las pruebas que incriminaban al comerciante Jesús Duarte en el doble asesinato de los jóvenes trabajadores de la fundación humanitaria “Juntos Podemos Uruguay”, Lewis Texeira (33) y Jesús Rodrigo Cejas (20, ) pero de todos modos decreto su libertad.



“El fiscal del caso, Eduardo Fernández Dovat, determinó que había actuado en "legítima defensa putativa”. "Yo me basé en este caso, fundamentalmente, en el estado psíquico y anímico del comerciante, sus emociones; o sea que puede no coincidir la realidad técnica con la realidad psíquica. La persona está transitando en ese momento por miedo a las circunstancias. Se priorizó eso sobre lo material". (Gastón Pérgola “El País” 17/10/2010)



De acuerdo al Fiscal Fernández Dovat, Dávila se convirtió en un psicópata asesino, porque vio un encendedor 



El fiscal pretende justificar el doble homicidio, apelando al estado emocional de Dávila. La ley indica que para que un indicio sirva de base a una resolución judicial, deberá relacionarse con las circunstancias, sea inequívoca y ligar lógica e ininterrumpidamente el punto de partida y la conclusión probatoria, lo cual no es el caso del doble homicidio de Dávila.



El fiscal encubre mal al doble homicida, porque el estado emocional de Dávila, también tiene que ver con la personalidad del homicida, es una persona soberbia que dice cosas como:



“Yo agradezco la resolución del juez pero a mí el arma no me la devolvieron, no tuve guardia. Si aparece un personaje vinculado a estos delincuentes ¿qué hago yo? Esto es una condena al inocente.¿Por qué yo tengo que pasar 48 horas incomunicado? Si yo tengo que declarar, lo menos que espero es que me digan "señor, pasó un mal momento, vaya descanse y venga mañana. Hay un afán de castigar al que no delinque, al honrado". (“El País” Diego Castro 06/10/2010)



“Yo soy frenteamplista de toda la vida. A Bonomi (Ministro del Interior) le tengo que agradecer, porque dijo lo que tenía que decir. Si decía una palabra más capaz que lo terminan interpelando y hasta es posible que renunciara”. (“El País” Diego Castro 06/10/2010)



En términos de sicología criminal, el uso reiterado del “yo”, manifiesta una tendencia personalista (todo funciona en su entorno), lo cual deja en segundo plano al resto, incluso llega a ver a dos jóvenes como un elemento impersonal, que puede ser eliminado. Personalidad sicopática. La falta de remordimientos radica en la cosificación que hace el psicópata del otro, es decir que el quitarle al otro los atributos de persona para valorarlo como cosa es uno de los pilares de la estructura psicopática.





CONSIDERACIONES LEGALES:



a) Homicidio Art. 310 del Código Penal: El que, con intención de matar, diere muerte a alguna persona.



b) Homicidio Art. 311 del Código Penal: (Circunstancias agravantes especiales): 4. Si el sujeto fuera responsable de un homicidio anterior ejecutado con circunstancias atenuantes.



Primero asesina a uno de los jóvenes que estaba desarmado, de dos disparos, luego asesina al segundo, también desarmado. (dos homicidios)



c) Homicidio Art. 312 del Código Penal: (Circunstancias agravantes muy especiales): 1. Con impulso de bruta ferocidad, o con grave sevicia. 5. Inmediatamente después de haber cometido otro delito, para asegurar el resultado, o para ocultar el delito, para procurarse la impunidad.



Se implanta una prueba. Aparece un arma de juguete de las que se venden en los kioscos. Al segundo lo asesina para ocultar el primer asesinato, asegurando el resultado.



d) Art 47 del Código Penal: Agravan el delito, las circunstancias siguientes: 4 Aumentar deliberadamente el mal del delito, causando otros males innecesarios para su ejecución. 5 Obrar con premeditación conocida, o emplear astucia, fraude o disfraz. 6 Abusar de la superioridad de las armas, en condiciones que el ofendido no pueda defenderse con probabilidades de repeler la ofensa.



Evidentemente al no existir la rapiña, aumenta deliberadamente el delito, para justificar el doble homicidio. Actúa con fraude, y abusa de la superioridad de fuerza (estaba armado y los otros no) y los ofendidos no pueden defenderse. Hubo premeditación, tenía un arma a la mano, y carecía de permiso.



EQUIVOCACIÓN EN EL FALLO DE DEFENSA PUTATIVA 



En el caso del doble homicidio, es evidente que la postura del fiscal, sobre la “legítima defensa putativa”, es indefendible, y en este caso no hay “una confusión sobre los antecedentes del caso”. El fiscal, pide el archivo del doble homicida, por un argumento equivocado en su aplicación (no corresponde al caso), y el juez pide el archivo contradiciendo al fiscal, lo cual no es su potestad.



"Yo me basé en este caso, fundamentalmente, en el estado psíquico y anímico del comerciante, sus emociones. Se priorizó eso sobre lo material". Fiscal Fernández Dovat. (Gastón Pérgola “El País” 17/10/2010)



"Para que se configure la legítima defensa putativa es menester un error esencial acerca de la existencia de una agresión ilegítima, y que tal error no resulte imputable al procesado en los términos de la ley”. (SCBA, 17/4/90, L.L., 1.990- C- 553).



El fiscal pide el archivo del doble homicidio, no por “legítima defensa putativa”; sino basándose en un indicio (art. 216 CPP). Pero la ley indica que para que un indicio sirva de base a una resolución judicial, deberá relacionarse con las circunstancias, sea inequívoca y ligar lógica e ininterrumpidamente el punto de partida y la conclusión probatoria, y este no es el caso.



Jiménez de Asúa cuando dice que para que exista “legitima defensa putativa”, “debe probarse que el error en que se incurrió es esencial y no negligente (el sujeto debe poner toda la diligencia y prudencia que tuvo a su alcance para poder evitar la situación de error en ese momento.)



De hecho el fiscal se salteo el Código de Proceso Penal (CPP), sobre un hecho que constituye un delito probado (doble homicidio), cometido con premeditación, alevosía y ensañamiento, sin causa legal de justificación, impunidad o extintiva. (art. 236 CPP). Delitos que se constituyeron prueba en coordinación entre informes del Instituto Técnico Forense (ITF), y de la Dirección Nacional de Policía Técnica (DNPT) (art. 158.1 de la ley 16893) Doble asesinato a los jóvenes Lewis y Cejas, que se encontraban desarmados de acuerdo a las pruebas que se ajusta a ley (art. 172 y 173 CPP), la autopsia (art. 180 CPP) y los planos levantados por la DNPT (art. 181 CPP)



Existen todos los elementos de la acusación (art.239 CPP: Hechos definitivamente probados, la calificación legal (doble homicidio continuado, especialmente agravado de acuerdo a los Arts. 310 y siguientes), cuyo autor es Jesús Dávila confeso en sede penal; le debe recaer el máximo de la pena prevista (in excarcelable, de 30 años, y las medidas que se le agreguen)



No existe legítima defensa en un doble homicidio. De acuerdo al artículo 26 del Código Penal, no configura “legitima defensa”. “Esta en juego el principio de legalidad, pilar del derecho penal liberal que aún rige”. (Mensaje del Poder Ejecutivo al poder Legislativo con la elevación del Proyecto de Ley (16893 Nuevo CPP, aprobado en 1997), de fecha 21/11/1995, referente a la actuación del Ministerio Público)



De acuerdo a la doctrina existe puntualmente legítima defensa putativa, cuando alguien imagina (racionalmente) que le amenaza un peligro grave e inminente, y reacciona con medios adecuados para evitar el perjuicio que le seguirá de esta amenaza; pero tal peligro no existió en la realidad.



Está probado que la intención del Jesús Dávila era darle muerte a los dos jóvenes, ya que a uno le disparo a corta distancia con un revólver calibre 38, que previamente tenía en el comercio, “a mano”; al otro un le disparo en la cara directamente y por la espalda, habiendo corregido la puntería, apuntarle y dispararle en el pecho, provocando en ambos la muerte inmediata. Dávila asesina a uno de los jóvenes que estaba desarmado, luego asesina al segundo. No existen ni los medios adecuados, ni amenaza racional.



Al no existir la rapiña, “dolo imaginario” aumenta deliberadamente el delito, para justificar el doble homicidio. Actúa con fraude, y abusa de la superioridad de fuerza (estaba armado y los otros no) y los ofendidos no pueden defenderse.



El Dr. Zaffaroni, presidente de la Suprema Corte de Justicia argentina, dice que: ”La ley es fuente de causas de justificación, en virtud de que ella impone a los hombres determinadas obligaciones, y le concede determinados derechos. “La antijuridicidad es el choque de la conducta con el orden jurídico, entendido como el orden normativo y de preceptos permisivos”.



“responsabilidad penal si hay exceso y si el medio empleado no es racionalmente proporcional”. (Fiscal Fernández Dovat “En Perspectiva”. 04/10/2010).



El error para ser tal, ha de ser siempre inconsciente. En este caso Dávila, es consciente del doble homicidio. 1) tenía un arma premeditadamente para agredir. 2) Es conciente que el arma de fuego calibre 38 produce daño en el ser humano. 3) asesina a los jóvenes en posición de defensa de estos.



El Dr. Diego Germán Calvo Suárez, en su exposición sobre la legítima defensa putativa: expresa: “Si la finalidad no fue la de defensa sino más bien la de ataque (ausencia de elemento subjetivo), la conducta típica no estará justificada sino más bien resultará antijurídica”.



Para el Dr. Carlos Alberto Bellatti. Especialista en Derecho Penal: “El instituto de la legítima defensa putativa, posee muchísima conexidad con el instituto del error. Deben tenerse en cuenta tanto los aspectos objetivos como subjetivos del tipo penal para esclarecer si realmente el error existió o no en un caso práctico”. El error es un estado cognoscitivo, una representación falsa del objeto, un conocimiento equivocado. Es un estado positivo”. (Frías Caballero). “Es la falsa noción del autor respecto de un hecho cometido”. (Ricardo Núñez)



El fiscal se salteo el Código de Proceso Penal (CPP), siendo consiente que Dávila es un doble homicida, de lo cual se constituyo prueba en coordinación entre informes del Instituto Técnico Forense (ITF), y de la Dirección Nacional de Policía Técnica (DNPT) (art. 158.1 de la ley 16893) Doble asesinato a los jóvenes Lewis y Cejas, que se encontraban desarmados de acuerdo a las pruebas que se ajusta a ley (art. 172 y 173 CPP), la autopsia (art. 180 CPP) y los planos levantados por la DNPT (art. 181 CPP)



Le correspondía al Juez Tapie, haber negado el pedido de sobreseimiento, en forma analógica al art. 246 (CPP) “por error manifiesto” (anotación del Dr. Tomassino al proyecto de ley 16893. “Código de Proceso Penal” comentado Dr. José A. Arlas. FCU 03/09/1980)



“Referente al principio de oportunidad (art.49) que permite al Ministerio Público no ejecutar acción penal en caso de delitos culposos, no puede utilizarse (en un doble homicidio) porque esta en juego el principio de legalidad, pilar del derecho penal liberal que aún rige”. (Mensaje del Poder Ejecutivo al poder Legislativo con la elevación del Proyecto de Ley (16893 Nuevo CPP, aprobado en 1997), de fecha 21/11/1995, referente a la actuación del Ministerio Público)



DECISIONES CUESTIONABLES



Las decisiones cuestionables del Fiscal Fernández Dovat, no son nuevas. Él mismo, se contesta referente al poder de sobreseer la causa:



“El Fiscal Penal Nacional Dr. Eduardo Fernández Dovat dijo que esta totalmente de acuerdo en que rechina que un Fiscal pueda tener el poder absoluto de sobreseer una causa de modo definitivo y sin posibilidad de revisión, clausurándose de esa manera la persecución penal de un presunto delito, por más grave que sea este". (Albérico Barrios “El corresponsal” 01/03/2006)



“La visión de jueces y fiscales es contraria a modificar el artículo 26 del Código Penal (CP) que regula la figura de la "legítima defensa", en el capítulo de las "causas de justificación" que eximen de pena. Sostienen que la legislación -a pesar de ser de 1934- es clara cuando se aplica a cada caso concreto. Para configurar la figura exculpatoria, se deben cumplir tres circunstancias: la existencia de una agresión ilegítima; la "necesidad racional del medio" empleado para repeler o impedir el daño, y la falta de provocación inicial por parte de quien se defiende. El CP exige que estas tres condiciones se configuren para aplicar la "legítima defensa". Si falta alguno de los requisitos, los jueces pueden aplicar la "legítima defensa incompleta", donde se castiga el delito, pero con atenuantes”. ("El País" 08/10/2010)



Mientras el fiscal del caso deja en libertad a un doble homicida militante frenteamplista, pidió el procesamiento por homicidio a Fernando De la Vega, sin la existencia de un cuerpo, sin que el procesado haya confesado, y sin que la policía haya aportado pruebas de los hechos, solo por convicción”. (El País. Renzo Rossello. 16/04/2010)



“El fiscal de Corte, Rafael Ubiría, dio curso a un sumario administrativo contra el fiscal penal de 7° Turno, Eduardo Fernández Dovat, por irregularidades en el tratamiento del expediente que indaga a los empresarios futbolísticos Edward Yern y Luis Sumasi (ambos procesados por narcotráfico). El fiscal fundamentó su decisión en "no persistir ningún motivo cautelar" para mantener presos a los acusados”. (Últimas Noticias. 12/09/2009)



Al reclamar por los hechos ante el Fiscal de Corte, Barrera se pregunta: "¿Habrán influido en el cambio de opinión del fiscal las manifestaciones de jerarcas gubernamentales?". (Últimas Noticias. 12/09/2009)



“El inicio de un sumario administrativo, instruido por la fiscal adjunta de la Fiscalía de Corte, Inés Abadie. La sumariante constató la existencia de un "error". El fiscal Fernández Dovat, "en oportunidad de expedirse sobre el primer incidente excarcelatorio en el cual él intervino (marzo de 2009) tuvo a la vista todo el expediente principal", por lo cual no podía aducir su desconocimiento, expresó Ubiría. (La Republica 04/02/2010)



“Puede derivar en la destitución del representante del Ministerio Público, dijo ayer a Ultimas Noticias el abogado de Sumasi, Jorge Barrera”. (“Ultimas Noticias”, el 12/09/2009)



El 01/02/2010, “El Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, Rafael Ubiría, resolvió amonestar, con anotación en el legajo personal, al fiscal letrado nacional en lo penal de 7º Turno, Eduardo Fernández Dovat por emitir dos dictámenes contradictorios, en un plazo de 11 días. El fiscal de Corte consideró que Fernández Dovat "incurrió en falta administrativa susceptible de sanción disciplinaria". (La Republica 04/02/2010)



Un tirón de orejas, aunque usted si lo crea



EQUIVOCACIÓN ANTERIORES 



Al fiscal Fernández Dovat, le quedan dos caminos: reabrir el doble asesinato de Jesús Dávila (un producto de la doctrina de la seguridad nacional) de dos jóvenes de una ONG humanitaria ocurrido el 30/09/2010, y reconocer que una vez más se equivoco (ya había pedido la liberación de dos narcotraficantes), o defender a ultranzas, su postura de defender a un doble homicida. La justicia espera



Este fiscal, ya se había “equivocado” a favor de los delincuentes: “El 22/06/2009 el fiscal Fernández Dovat emitió otro dictamen en el que expresó que "emitió por error opinión favorable a la excarcelación provisional solicitada, el error se produjo "por no tener conocimiento anterior" sobre la causa y producirse "una confusión sobre los antecedentes del caso. El juez en los hechos negó la libertad autorizada por la Fiscalía. El Dr. Barrera (defensa) sostiene que el hecho constituye "un tema alarmante" porque Fernández Dovat tuvo contacto con el expediente desde marzo”. (“Últimas Noticias” 12/09/2009)

El 01/02/2010, “El Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación, Rafael Ubiría, resolvió amonestar, con anotación en el legajo personal, al Eduardo Fernández Dovat por emitir dos dictámenes contradictorios, en un plazo de 11 días”. (“La Republica” 04/02/2010)

Artículo enviado por: Luciano Posada
País y Ciudad: Uruguay ,  Montevideo
Suscrito como Miembro invitado de la Fundación FEDI


0 comments:

Post a Comment

Déjale tus Comentarios a la Fundación FEDI

Fundación FEDI / Haz tu Comentario: