Los Hechos y el Derecho TV Señal en Vivo

Thursday, July 28, 2011

El Poder



El Poder by Natalia Sampor (Argentina)

"El poder no altera el carácter de un hombre:sólo lo revela..."
-Carlos Fuentes, Terra Nostra.-

El hombre en su contexto universal y social se encuentra a su alrededor con un sinnúmeros de objetos y seres que lo condicionan y lo forman. Y frente a esa realidad tiene una de las experiencias mas elementales del hombre que es la referente al poder, ya que lo encuentra en todas las cosas.

El poder es una nota fundamental del ser, no algo que le accede eventualmente. PODER y SER forman una unidad inseparable. El ser tiene poder, es poder. El poder se manifiesta y se impone por el hecho de que el ser es y constituye una superación del no-ser. No obstante, el no-ser, la negación del ser, penetra muy profundamente en las cosas existentes, ya que son limitadas, finitas y contingentes. No puede explicarse por las mismas cosas finitas el hecho sorprendente de que en ellas el ser supere al no-ser. Sólo en virtud del poder del ser existen las cosas y el poder de éstas alcanza hasta donde lo realiza el ser. Cuando más firme e intensa es la concentración del ser en las cosas y cuanto mayor es en ellas la superación del no-ser, tanto mayor es también su poder.

Hay diversos grados de poder entitativo.En la naturaleza, el poder existe primariamente sólo de una manera estática y se presenta en supropia conservación y resistencia como un poder en reposo, por así decir. Este poder puede luego actualizarse plenamente en los procesos dinámicos del desarrollo y la realización. Se realiza en ellos un encuentro de poderes, los cuales se fortalecen, asimilan y fusionan o, por el contrario, se limitan, sobreponen y anulan. El poder se manifiesta al comienzo de un proceso semejante en la capacidad y la posibilidad de realizarse desarrollarse y consumarse. El poder aparece al final del mismo proceso en el desarrollo realmente conseguido, en la realización.Para Aristóteles y Santo Tomás de Aquino, potentia y atus. Platón opina que en el eros se encuentra el poder prodigioso de unir lo separado. Agustín piensa que la acción de una voluntad poderosamente impulsiva penetra todos los estrados del ser. Según la escolástica, todos los entes poseen sus inclinationes naturales, los cuales son movidas por el appetitus correspondiente. En su obra Voluntad de poder, Nietzsche piensa en la autoafirmación dinámica de la vida.
Pero en la naturalez el poder es siempre algo que se realiza en las cosa y fluye, a través de la realidad. Se trata de un poder que no es dueño de sí mismo, por que sus portadores tampoco pueden disponer de su propio ser. El poder sólo alcanza su verdadera dimensión cuando un ente, tal como el hombre,se realiza a sí mismo de una manera consciente y mediante su libre disposición.




El hombre, por ser dueño de sí mismo-(cuerpo , mente,emociones- sentimientos, vicios,espiritualidad-),tiene poder sobre su propio ser y puede ejercerlo a su voluntad. El ejercita su poder específico en forma de LIBERTAD.
El poder y la libertad van hermanados y se hallan en mutua dependencia. El poder es la condición que hace posible la libertad. La libertad es la forma superior de libertad. Medimos el alcance del poder humano por las dimensiones en que hombre desarrolla su ser. El hombre rebasa todo lo natural ya por solo hecho de que él, en virtud de su libertad, puede mantener o abandonar su ser, tiene el poder para ser o no ser y, por lo tanto, posee también el pardojico poder de convertirse en impotente. Cuando el hombre se vuelve al mundo que lo rodea, le impone su poder. No solamente poseer y dominar, sino también experimentar y saber son poder humano. Más aún, en todas sus operaciones entitativa aparece que el hombre tiene poder sobre las cosas, lo mismo cuando las desea y busca que cuando renuncia a ellas. También en la forma suprema del propio ser, en la relación personal con otra persona-interación, tú-, se ejerce un poder-persona.
Esta relación es precisamente un encuentro de poderes. El hombre, al hacer uso de su libertad, origina una realidad, la cual determina a los demás en su existencia y su esencia, y, por tanto, él se ensancha en su libertad. Pero, al mismo timpo, es afectado y determinado también por aquellos con quienes se encuentra en su ensanchamiento. Todo ejercicio de la libertad determina el ámbito existencial de los demás.Todo hombre es alcanzado por el poder ajeno se armoniza con él o es modificado por él mismo.
No nos referimos aquí primariamente al empleo de la violencia coativa, sino a las múltiples formas de relación interpersonal, cada una de las cuales tiene su propio poder. Cuando uno persuade o convence, aconseja o da un ejemplo, respeta o alaba, practica la -justicia o demuestra su-amor, e incluso cuando sólo de pruebas de su humilidad o su desinterés, ejerce un poder.
Todo encuentro semejante de poder exige una decisión y lleva en sí un riesgo. El poder se concentra cuando nace de la unión personal el nosotros y considera como propias la vida y la actividad de la comunidad. Toda agrupación humana, de igual modo que posee siempre un fundamento, tiene también su propia estructura de poder. Reunida en torno a un núcleo que la sustenta, la agrupación es mantenida por su poder constritivo y por la adhesión de sus miembros. El poder social es la forma suprema de poder humano, más aún, es, en general, la expresión decisiva del poder en el mundo. Las agrupaciones,las clases, los pueblos y las demás comunidades semejantes son los verdaderos sujetos del poder. Por ser un nosotros con aspiraciones y actividades, irradian poder, se encuentran con otros poderes y mueven la historia con su dinamismo.(R.Hauser-Poder-pág.395-397)
Pero ya sea que sea el mismo o en su relación con el otro o en su accionar en el mundo el poder que posee el individuo se ve condicionado por sus emociones, sus limites, sus apetitos carnales y espirituales, todos ellos conforman el todo del hombre, no siendo, sólo la razón el atributo mas poderoso de esté. El mismo hombre en su plenitud de ser humano-equilibrio entre dichos atributos y debilidades- es un ser muy poderoso, y aquí no hablo de cuestiones materiales o elitista, sino de algo mucho mas trascendental y profundo, el SER, como tal en la historia mundial y en sus creaciones. Toda creación humana desde la mas insignificante ha sido creada por el hombre utilizando todos sus recursos de ser-razón, sentimientos, deseos,etc- marcando incluso grandes monumentos y creaciones como las artisticas, literarias, arquitectonicas,etc o por ejemplo: a otro ser humano-hijos.
Cuando el hombre centra todo su ser en unos de los elementos que lo componen, separandolo o negandolos, ya sea razón, emociones, espiritu,necesidades biologicas, etc dejar de ser libre para ser esclavo de ello, ningún elemento que intrega el SER separado "es", necesita para su plenitud y su concreción, estar integrado armonicamente y maduramente en si mismo (sin importar la edad biológica sino los resultados).
Seres así integros son los necesarios en las distintas instituciones creadas por él-hombre- para poder llevar acabo su tarea realizadora de progreso.Teniendo siempre de premisa lo advertido por un triunfador romano a un esclavo colocado detrás de él para que no se envaneciera demasiado:" cave ne cadas".
El poder y su relación con las organizaciones:ahora, bien, partiré de la premisa de que ningún sistema social o político puede sostenerse indefinidamente tan solo mediante la aplicación de la violencia, sino que aspira a interiorizar en los dominados la aceptación de algunas prioridades políticas y sociales, y procura desarrollar estructuras e instituciones solidarias con la dominación.Un sistema de dominación no concentra su fuerza solamente en los agentes de la represión sino en la reproducción de un sistema de creencias, actitudes y comportamientos por todo el pueblo.

Por obtener poder luchan políticos, economistas, empresarios, iglesias, sindicatos...Todos corren hacia ningún lado, enredados en una maraña que los somete y condiciona. Una estrategia de liberación pasa también por modificar las creencias, valores y actitudes sociales, y se sustenta en la transformación de los mecanismos institucionales de participación y toma de decisiones.Está concepción de la dominación implica una concepción del poder. No creemos en un poder opresor monolítico y central que solamente tiene como contrapartida un pueblo impotente para alterar el orden impuesto.

Nuestra perspectiva parte de una visión histórica del poder que nos permite comprender su origen, su desarrollo y sus contradicciones.Que nos permite penetrar en su propia lógica para enfrentarlo allí donde es débil, en el punto mas frágil de su sistema. Al comprender que la dominación encuentra un punto clave en nuestra propia obediencia como dominados, debemos comenzar por desobedecer para encontrarnos con nuestras propias fuerzas. La acción no violenta, como fuerza de liberación y de transformación social y política, busca romper con la obediencia civil a las injusticias y por lo tanto con el sistema de poder ideológico y político que la sostiene. Es un proceso de concientización que propone a los hombres y mujeres captar la realidad de sus fuerzas en el mismo proceso de enfrentamiento al poder injusto y al autoristarismo.
Por sí mismo el poder no es ni bueno ni malo: sólo adquiere sentido por la decisión de quien lo usa. Mas aún, por sí mismo no es ni constructivo ni destructor, sino sólo una posibilidad para cualquier cosa, pues es regido esencialmente por la libertad. Cuando no es ésta la que le da un destino, es decir, cuando el hombre no quiere algo, entonces no ocurre absolutamente nada, o surge una mezcla de hábitos, impulsos inconexos, instigaciones ocasionales, es decir, aparece el caos.
El poder significa, en consecuencia, tanto la posibilidad de realizar cosas buenas y positivas como el peligro de producir efectos malos y destructores. Puede surgir también el peligro de que sobre el poder disponga una voluntad dotada de una orientación moral falsa, o que acaso no obedezca ya a ninguna obligación moral. E incluso puede ocurrir que, detrás del poder, no esté ya una voluntad a la que puede apelarse, una persona que responda, sino una mera organización anónima, en la que cada uno sea conducido y vigilado por instancias próximas, encontrandose así- aparentemente- dispensado de toda responsabilidad. Esta forma de peligro que el poder representa se vuelve especialmente amenazadora cuando,como hoy ocurre, se va haciendo mas débil el sentimiento que inspira la persona, su dignidad y responsabilidad, los valores personales de la libertad, del honor, del carácter originario de su obra y existir. En la medida en que el obrar no se funda ya en la conciencia de la persona, y no se responde de él en sentido moral, aparece en el que obra un espacio vacío de naturaleza peculiar.
El don de la libertad que Dios dio a todas las personas por igual es la capacidad de elegir, de obrar, de poseer, de ofrecer. Depende de su comprensión de los valores, de sus ambiciones y del uso que hace del poder. Ya sea éste intelectual, político, económico, social, o religioso, debe estar dirigido al servicio de sus semejantes.
En este siglo uno de los ejemplos más drámaticos lo encontramos en la Alemania de Hitler con el Holocausto de más de seis millones de judíos; en las dos guerras mundiales, o en ese 5 de agosto de 1945 con la explosión de la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki.

Hiroshima y Nagasaki

Guardine escribe: " Cuando mayor es el poder tanto más fuerte es la tentación de ir por el camino fácil, es decir, por el camino de la violencia. Tanto mayor es la tentación de "excluir" la persona y su libertad, la existencialidad de la verdad, la originalidad de la creación, y obtener por la fuerza lo que se quiere, declarando sin valor lo que no se puede obtener de ese modo. Es decir, la tentación de construir una cultura que solo esté fundada de manera racional y técnica.Para ello hay que considerar al hombre mismo de tal manera que pueda ser "tomado" inserto en la económia, "puesto" en un determinado lugar y dirigido ya de antemano a determinados fines. Y esto no sólo físicamente, sino también psíquicamente. Pensemos en todos los medios sugestión, de propaganda, de influencia...E incluso también espiritualmente, desde el momento en que la dialéctica y la técnica de la discusión, la presentación de la historia la vida, la manera entera de ver la existencia no se dan en el respeto de la verdad, sino que tienden a unos fines determinados, va desapareciendo con ello lo verdaderamente espiritual: El enfrentamiento de la persona que contempla y juzga las realidades válidas."

El poder tiene validez ética y funciona socialmente si está al servicio del conjunto de los pueblos, si implica participación y distribución justa. Cuando se comparten responsabilidades, roles y funciones, los espacios de poder adquieren sentido. En el ejercicio de poder popular existen muchas experiencias al respecto. Cuando desde las bases sociales se construyen espacios participativos como cooperativas y comunidades que actúan solidariamente, nos encontramos ante nuevas formas en el hacer político, social y cultural que se oponen al centralismo y a la acumulación del poder de la dominación. El desafio radica en generar, desde estas nuevas formas, espacios más amplios de poder que, con nuevos contenidos éticos y sociales, pongan al servicio de los pueblos los avances tecnológicos y científicos, produciendo progreso para todos.

* CAMBIO SOCIAL: se necesita de una gran dosis de coraje y conciencia crítica para enfrentar los actos de injusticia por medios no violentos.Requiere organización y disciplina. El que la practica no es un irresponsable, es un ciudadano consciente de sus actos.
Un ejemplo fue Gandhi: entre sus acciones, durante la lucha por la independencia de la India, se destaca la histórica Marcha de la Sal, una caminata de 26 días que inició Gandhi hacia el mar. "Allí tomó agua e hizo un puñado de sal en 1930. Así desobedeció abiertamente, sin temor ni arrongacia, ni odio ni violencia, la ley británica que prohibía al pueblo hacer sal. La multiplicación de este acto por miles de hombres, mujeres, estudiantes, niños, a través de toda la India, dio invencible fuerza moral al programa de no-cooperación con el imperio y sus instituciones."..UN PUÑADO DE SAL DERRUMBÓ EL DOMINIO BRITÁNICO EN LA INDIA"...-comentó alguien en el Parlamento de Londres.
La ley es necesaria y hace a las relaciones de convivencia social, al derecho y la justicia, Gandhi, estudió detenidamente a Henry David Thoreau, quien en enero de 1848 presentó en el "Concord Lyceum" de Masachussets su ensayo " sobre el individuo y el estado." Thoreau, quien pagaba impuestos para obras constructivas, como caminos, escuelas, etc, se había negado a pagar los impuestos que contrubuían a sostener la guerra contra México y la esclavitud en el sur de Estados Unidos. Sostuvo la tesis que un " Un hombre justo no debe obedecer una ley injusta": las leyes justas son aquellas que estan al servicio de las personas y los pueblos.

¿Qué haremos lo correcto o lo fácil? ambos tienen consecuencia en nuestra vida y en nuestro entorno. NNS.

Artículo enviado por:  Natalia Sampor
Suscrita como Miembro invitada de la Fundación FEDI
Fundación de Estudios de Derecho Internacional







¿Te gustó el artículo? 

Compártelo con tus amigos en las Redes Sociales y ayúdanos a promover la Cultura Jurídica alrededor del Mundo

0 comments:

Post a Comment

Déjale tus Comentarios a la Fundación FEDI

Fundación FEDI / Haz tu Comentario: