Los Hechos y el Derecho TV Señal en Vivo

Sunday, August 26, 2012

Dei delitti e delle pene Cesare Beccaria / Síntesis de su Obra y su actualidad en derechos humanos

Dei delitti e delle pene Cesare Beccaria
De los delitos y las penas
On Crimes and Punishments by Cesare Beccaria


Una síntesis de la obra de Cesare Beccaria y su actualidad en Derechos Humanos.

By Mariela Cardozo / Argentina
Miembro Invitado Suscrito a la Fundación FEDI

Dei delitti e delle pene Cesare Beccaria

Respetuosamente, “Mi agradecimiento a la Fundación Estudios de Derecho Internacional por facilitar la integración cultural como miembro invitado para realizar publicaciones y al Dr. Leonardo Massimino por su paciencia al haberme guiado y facilitarme el espacio – tiempo diario para escribir” Mariela Cardozo - Argentina.

Una síntesis de la obra de Cesar Beccaria y su actualidad en derechos humanos


             Cessare Beccaria y su importante obra “Dei delitti e delle pene1”- De los delitos y de las Penas, Año 1764. Cabe destacar el pensamiento del autor se encuentra enmarcado en una época donde el proceso penal era inquisitivo, cuya acusación era secreta, no contradictorio, escrito y trataba al reo como un inferior sin recursos defensivos frente a las pruebas legales e indiciarias con que contaba el Juzgador, quien hacia uso de un ámbito de discrecional apreciación de la ley penal, en cuanto de la determinación de la pena, la definición de los tipos penales y la motivación de las sentencias (cuestiones que hoy en día nos resultan insostenibles bajo los principios constitucionales y convencionales vigentes en la mayoría de países).


                  Inicialmente en su capítulo II- Origen de las penas y el derecho de castigar, cuya trascendencia resulta preponderante hasta la actualidad sostenía: “Donde la multiplicación del género humano, hace que las primeras uniones necesariamente forman otras para resistir a las primeras; y de este modo del estado de guerra se trasladó del individuo a las naciones. Las leyes son condiciones con que hombres independientes y aislados se unieron en sociedad, fatigados de vivir en estado de guerra y gozar de una libertad convertida en inútil por la incertidumbre de conservarla. Sacrificaron una parte de ella para gozar la restante con seguridad y tranquilidad; donde la suma de todas estas porciones de libertad sacrificadas al bien de cada uno constituye la soberanía de una nación, y el soberano es el legítimo depositario y administrador de ellas.


                 Agregar resulta necesario defender este depósito de usurpaciones privadas, requiriendo motivos sensibles que son las penas para quienes infringieran las leyes. Las penas que sobrepasan la necesidad de conservar el depósito de la salud pública son injustas por su propia naturaleza; y tanto más justas son cuanto más sagrada e inviolable es la seguridad y mayor libertad que el soberano conserva a sus súbditos. A ello determinó 4 consecuencias que “-Sólo las leyes pueden decretar las penas sobre los delitos; y esta autoridad no puede residir más que en el legislador (que representa a la sociedad unida por un contrato social). – El soberano emite leyes generales que obligan a todos los miembros, requiriendo un magistrado imparcial cuyas sentencias sean inapelables y consistan en meras afirmaciones o negaciones de hechos particulares. –Probar la atrocidad de la pena, opuesta al bien público y al mismo de impedir delitos, sería contraria a las virtudes benéficas, a la justicia y al mismo contrato social. – La autoridad de interpretar la ley penal no puede residir en los jueces, ya que no son legisladores, que responde a un silogismo perfecto (ley general- adecuación de la conducta a la ley- la consecuente libertad o pena), caso contrario deviene incertidumbre.”


Es en su razonamiento como fundamenta el ius punendi o derecho de castigar del Estado, deviniendo de la cesión de voluntades individuales para vivir en sociedad.


Resulta sumamente importante el desarrollo de algunos capítulos principales de su obra, los que se detallan a continuación:

El capítulo VI- De la prisión y la convicción de la propia seguridad, la prisión es una pena que debe preceder, a diferencia de cualquier otra, a la declaración del delito, pero este carácter distintivo no le priva de otro esencial, que sólo la ley determine los casos en que un hombre es merecedor de pena. Es la propia ley la que señalará los indicios de un delito que merezca la custodia del reo, que lo someta a una investigación.

1 De los delitos y las penas- Cesare Beccaria- Ediciones Libertador- 2005.

Cesare Beccaria ( Cesare Bonesana, Marqués de Beccaria )


         Para Beccaria “la suavidad de la pena es proporcional al hecho, donde el fin es impedir al reo hacer nuevos daños a sus conciudadanos y apartar a los demás de cometer otros iguales”, habrá que buscar la pena más eficaz y útil desde el punto de vista preventivo ejemplificador, donde la pena consigue su efecto si el mal causado no excede el bien que nace del delito. Custodia penosa de un ciudadano, sólo debería ser aplicada la cárcel para preservar las pruebas o impedir la fuga.


        Conviene destacable, como el autor sostiene el principio de la prisión o arresto como la ultima razón y sostiene el fundamento de la pena en la preservación del cuerpo delictivo.



En su capítulo XVI, Beccaría se refiere a la pena de muerte: la vincula a la utilidad y justicia respecto a un gobierno bien organizado. No es un derecho, sino una guerra de la Nación con un ciudadano, porque juzga necesaria o útil la destrucción de un ser, caso contrario gana la causa de la humanidad. No es útil por el ejemplo de atrocidad que dá a los hombres. Es importante su interpretación desde el punto de vista de la consideración de la persona humano, cuyo pensamiento vigente es garantizado por las Convenciones Internacionales de Derechos humanos.



Por su parte, en el capítulo XXIII desarrolla la Proporción entre los delitos y las penas: Las penas son obstáculos que apartan a los hombres de los delitos, deben ser más fuertes a medida que sean más contrarios al bien público, la medida de los delitos la da el daño a la sociedad, la utilidad común es la base de la justicia humana.

Los principios de proporcionalidad y de razonabilidad se encuentran expuestos en su libro, cuyo fundamento de la pena o interés jurídico tutelado de la pena es el interés de la sociedad.

Además el capítulo XLI, se vincula a la prevención, al Cómo se previenen los delitos: Resalta que es mejor prevenir los delitos que punirlos. Éste es el fin principal de toda buena legislación, que es el arte de conducir los hombres al máximo de la felicidad. Se previene con leyes claras, sencillas, y que toda la fuerza de la nación esté concentrada en su defensa, que el hombre tema a las leyes no al hombre. La observancia de la ley a los ejecutores de la misma y perfeccionar la educación.

Destaca el autor, gran procesalista penal, la prevención del delito antes que el castigo; destacado el principio de legalidad como garantía de estabilidad o seguridad jurídica.

Por último el capítulo XLII a modo de conclusión Beccaria presenta un teorema general: “Para que cada pena no sea una violencia de uno o de muchos contra un ciudadano privado, debe ser esencialmente pública, rápida, necesaria, la menor de las posibles en las circunstancias dadas, proporcionada a los delitos y dictada por las leyes”.

El principio de legalidad es nuevamente señalado por Beccaria, donde se destaca el carácter público del derecho penal. Es notable como el pensamiento del autor, de tal data histórica actualmente destaca el cumplimiento de los derechos humanos fundamentales y los principios que deben prevalecer para el bien común, fijando garantías individuales y sociales para el buen funcionamiento de la sociedad.



Artículo enviado por:  Mariela Cardozo / From Argentina
Suscrita como Miembro invitada de la Fundación FEDI


N.B.:
 La Fundación de Estudios de Derecho Internacional no se hace responsable por los conceptos u opiniones emitidos en cualquiera de los artículos publicados por sus Miembros Invitados y Suscriptores Internacionales, todo el contenido enviado a nuestra redacción es publicado íntegramente, pues no censuramos ninguna opinión o punto de vista, todo lo contrario nuestra Fundación FEDI respeta, valora y promueve la diversidad de pensamiento como base filosófica y moral de nuestra Institución Académica.
Departamento de Suscriptores de la Fundación FEDI. www.fundacionfedi.org

¿Te gustó el artículo? 

Compártelo con tus amigos en las Redes Sociales y ayúdanos a promover la Cultura Jurídica alrededor del Mundo

0 comments:

Post a Comment

Déjale tus Comentarios a la Fundación FEDI

Fundación FEDI / Haz tu Comentario: